Tiempos Dificiles

¡ Qué bendición cuando tenemos cubiertas las necesidades materiales de nuestras familias!, cuando no nos ocupa la mente de donde va a salir el dinero para la comida de hoy, o para comprar el medicamento, o pagar las facturas. Pero ¡Nuestro gozo no depende de todo esto! El pasaje de hoy hace referencia a todos los factores que determinaban la estabilidad económica de la sociedad de entonces. Hoy podríamos parafrasear estos versos con los eventos que perturban nuestra tranquilidad y amenazan nuestra seguridad en diferentes aspectos.

              Dice la escritura  “con todo yo me alegraré”. Es importante aclarar que el término gozo aquí, no es que hacemos fiesta por estar en dificultades, sino que entendemos que Dios tiene un propósito en cada prueba que sus hijos experimentan; nos gozamos en saber que, aunque todavía no tengamos claro el final de la crisis, Dios está en control y lo que esté sucediendo él lo tornará para bien nuestro,

                 El gozo del Señor es nuestra fortaleza, que hace nuestros pies ligeros y nos hace andar en las alturas, por encima de todo adversidad. Es que la provisión de Dios está por encima de lo material. Si bien las pruebas nos causan preocupaciones e incertidumbre no es menos cierto que en esas circunstancias se hacen más evidentes el amor y la misericordia de Dios para quienes confían en él. Y es el tiempo también de extender la mano solidaria y unirnos más para animarnos, socorrernos y apoyarnos unos a otros.


Con todo yo me alegraré en Jehová,  Habacuc 3:18
Dios es fiel, espere en Él.


  Pastor  David Machiavelo  

Tiempos  Difíciles                                                         Habacuc 3:17-19